Nuestro emprendimiento: MINIATURA

Hola, somos Marta y Caro.

Si estás leyendo este post es porque te subscribiste a nuestro Newsletter, y si te subscribiste, te quiero dar las gracias por formar parte de nuestra comunidad, además me gustaría aprovechar esta oportunidad para contarte nuestro camino y como empezó Miniatura.

Espero que esta historia de emprendimiento inspire a cualquier mamá, mujer o persona que tiene un sueño de emprender, para que se animen y lo hagan! Ahora es cuando, porque nunca, será el momento perfecto.

¡Voy a contarte la historia de cómo Miniatura abrió sus puertas!

En el 2013, quedé embarazada de mi primer hijo, Mateo.  Enseguida vi una necesidad que nadie había cubierto en el mercado. Todo lo que me gustaba para mi bebé lo pedía por internet porque sentía que en Panamá no lo que yo quería.  Siempre me ha gustado investigar muchísimo acerca de lo que compro, y buscar el producto que siento que es el mejor para lo que busco.

Un buen día, embarazada (y seguramente MUY hormonal), decidí hacer una compra online de ropa al por mayor para vender desde mi casa a lo loco, y así fue como TODO empezó.  Una decisión tan trivial, pero me (nos) llevó por un largo camino.  ¡La ropita era divertida y diferente y al mercado le encantó! En una conversación telefónica con Ana Maria (una muy buena amiga) ella me dijo que ella quería hacerlo conmigo así que dividimos la compra de esa ropita.

Luego, en un viaje a Bogotá con Caro (mi con-cuñada y ahora socia), soñamos juntas con la idea de abrir una tienda con “todo lo que necesitas para tu bebé” en un solo lugar.

Al llegar a Panamá rápidamente vimos la demanda de muchos otros productos (ya no sólo ropita) y decidimos abrir nuestra primera tienda física ya que en mi casa no cabían las cosas.  ¡Éramos o mi familia o la mercancía!  Caro dejó su trabajo para dedicarse a la tienda conmigo.  ¡Como quien dice, nos tiramos al agua las tres! Caro y yo trabajando tiempo completo, y a Ana Maria como una socia inversionista.  Laso dos, sin trabajo y empezando una tienda nueva para ver cómo nos iba y yo con un bebé recién nacido.

Nos fue bien y las cosas escalaron rápidamente.  Veíamos una gran demanda de productos de bebés y de niños en el mercado, pero también veíamos que no podíamos llegar a todos los sectores, entonces investigamos muchas ubicaciones.  Hasta Costa Verde fue una de las opciones que contemplamos.

En el 2018 abrimos nuestra segunda ubicación en Costa del Este.  Un nuevo reto.  Estábamos muy emocionadas y a la vez nerviosas.  Pero como siempre se dice: ¡Los retos siempre son buenos, siempre, y buenos retos y cambios vinieron!  También, Ana Maria, hoy día una muy buena amiga de ambas, sigue siendo nuestra socia de corazón.

Para contarles el cuento corto, 2020. Ayyyy, 2020, como dicen por ahí, ¿no se le puede apretar el botón de: intente de nuevo?  Las cosas no empezaron digamos con el pie derecho.  Desde el 2019, el Retail en Panamá en general estaba bastante golpeado, y a finales de marzo nos llega la gran BOMBA ATOMICA, nuestro querido COVID-19.

20 de Marzo, pa´ la casa calabaza, 21 de Marzo, status actual: llorando porque mi negocio va a quebrar. Fast forward 27 de Marzo, Marta y Caro en turbo con una réplica de Miniatura en la casa de cada una. Fue una LOCURA.  Pascuas fue de LOCOS en todo el sentido de la palabra.  Y en pandemia en general, pasaron tantas cosas.  Desde vender casi que a nuestros esposos por whatsapp, hasta cosas que no se pueden imaginar.

Una de las decisiones más grandes y más importantes que tomamos, fue cerrar una de nuestras 2 sucursales, que fue nuestra primera casa: San Francisco.  En medio del revolú de la pandemia y tantas cosas sucediendo en realidad fue como algo automático y algo que hicimos por necesidad.  El contrato se venció, la decisión simplemente tenía sentido en ese momento y circunstancia.  Luego, cuando nos sentamos a analizarlo, nos dio un poco de tristeza, pero todo sucedió tan rápido, que en el momento no tuvimos tiempo de meterle cabeza ni mente.  Mejor, porque, pa´ que llloraaaaar!

Claro, en este momento el proyecto de nuestra NUEVA tienda ya estaba en camino, y eso nos tenía emocionadas =).  Llenas de trabajo, con ilusiones y un nuevo proyecto en mente, trabajamos día y noche.  El que no nos vio, no sabe lo que fue.  Pero cualquier cosa, llama a nuestros esposos jajaja.  Ni encerrados en la misma casa los veíamos.  Literalmente trabajamos día y noche, todo abril, mayo y Junio.  Fue bastante desgastante. Pero bastante gratificante. Y siempre, con el constante motor y motivación que trae, hacer lo que amas.  Nunca dudamos en seguir, ya que nos gusta tanto lo que hacemos, que las decisiones se toman por inercia.

Ahora, un FAST FORWARD.  Cerramos una tienda, para abrir otra.  Y este, nuestro nuevo proyecto, es nuestro nuevo bebé.  Estamos tan emocionadas de poder brindarle lo que es Miniatura, a todo Panamá y a todo el mundo.  (No tenemos una logística internacional, aún, pero de otros países ya nos pueden conocer!)

Para nosotras, la mayor satisfacción y lo que hace a Miniatura realmente grande, es tu
confianza y cariño depositados en todo lo que hacemos.

Seguiremos trabajando muy duro, para no defraudarte, y para ofrecerte unos productos, que estamos seguros te harán desear volver a ser un niño.

Esto, hoy en día es un sueño hecho realidad para nosotras.  Realmente amamos lo que hacemos; ¡amamos todo lo que tiene que ver con bebés y niños! No hay nada que más nos apasione que buscar y encontrar nuevos productos para ofrecerles a nuestros clientes.

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados