Cambiémonos los zapatos con nuestros hijos

Entre toda la sobredosis de información que estamos recibiendo estos días, y el tiempo adicional que tenemos para verla/leerla, hay mucha información acerca de las rutinas que debemos hacerle a los niños etc.  Despertarse, dar clases, merienda, siesta, hora de ejercicio, etc. Esto me parece EXCELENTE, intentar que el día tenga su estructura para brindarles seguridad es importante.  Pero por ningún lado he visto como lidiar con “ESOS MOMENTOS.”

Esos momentos que tenemos, algunos varias veces al día, otros una vez al día, otros solo son una vez a la semana.  Todos somos diferentes, pero puedo casi que poner $ en la mesa para decir que TODOS los que llevamos una cuarentena hace ya varios dias con nuestra familia, los hemos tenido. Tanto con nuestros hijos como con nuestra pareja, o cualquiera compartiendo casa con nosotros.

Hemos tenido ese momento en el cual nuestros hijos están siendo solo niños, y perdemos la paciencia y les gritamos.  Nadie es imune a la cantidad de estrés, que como adultos estamos viviendo. Las preocupaciones son múltiples, y me parece innecesario resaltarlas, todos tendrán diferentes temas que les están privando el sueño en las noches.

Para llegar al grano: el otro día mi esposo había pasado el día entero trabajando, y yo el día entero inventando como entretener a los niños entre una cosa y la otra.  Lo veía muy estresado.  Le dije, juega un rato con los niños, y le dí unas ideas. Pensé que lo iba a relajar y distraerle la cabeza.  A los 10 minutos escucho gritos, porque ellos no estaban haciendo el juego “como era.”  Rápidamente me dí cuenta que con el nivel de estrés que el cargaba era mejor que el no jugara con los niños, y decidí conversarle. Lo que le dije es lo que intento repetirme a mi misma, cada vez que escucho regaños innecesarios de mi parte.  Cada vez que siento que estoy perdiendo la paciencia por algo que no vale la pena.

Le comenté: cuando fue la ultima vez que tu saliste afuera? Me dijo hace 5 días mas o menos. Bueno, los niños llevan (al día de hoy) 18 días sin salir.  CLARO que a veces van a desafiarnos, correr por la casa, hacer una travesura.  Estas cosas solo pasarán más y más si nosotros les seguimos transmitiendo nuestro estrés.  Si logramos carlmarnos un poco y bajarle un poco, ellos tambien lo sentirán.  Creo de igual importancia que una rutina, el hacerlos sentirse seguros con nuestro comportamiento.  Con las cosas que decimos, las cosas que hacemos, la manera que les llamamos o no la atencion, la manera en la que jugamos con ellos.

Pienso que si las clases en casa son un trigger para peleas y malos ratos, bájale un poco, cambia el metodo.  Nadie sabe cuanto tiempo estaremos así.  Lo mejor que podemos hacer de esto es crear memorias agradables, y niños contentos.  Prestemos atencion a las cosas pequeñas tambien, no tienes que ser la mamá más productiva en casa, la mejor maestra, la que le enseña a su hijo a leer.  Dedícate a ser una mamá que le brinda seguridad, tranquilidiad y sobre todo paz a los tuyos.

Y sobre todo, pensemos que hay aquellos que ni tienen un techo donde estar, en esta situación en donde te mandan a “quedarte en casa.”  Muchos no tienen dinero para la comida de mañana, no tienen las medidas de higiene necesarias.  Utilicemos estos pensamientos para bajarle al estrés, mejorar nuestra actitud con nuestros pequeños y si podemos, ayudar a otros, seria increíble.

😊 😊 😊 … just saying

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados