¡Un par de Tips que me han funcionado en el Potty Training – Coméntanos tu experiencia y que has hecho para este proceso!
Con 2 hijos con 2 personalidades DEMASIADO diferentes, he tenido 2 experiencias en el Potty Training DEMASIADO diferentes. Uno, al año hacía las 2 cosas, antes de que naciera su hermano (1 año y 10 meses) ya no utilizaba pampers ni de noche. El segundo, tiene 2 años y 6 meses y estamos atravesando esta hermosa (¿) aventura actualmente jajaaja. Sin embargo, puedo ver que hay cosas que he hecho de la misma manera ambas veces, y siendo niños tan diferentes, de igual manera me han ayudado.

1. Lo más importante, y el punto por el cual quiero empezar. Todo el mundo lo dice, todo el mundo lo escucha, pero no todo el mundo lo practica. NO OBLIGUES ANTES DE TIEMPO. El niño/a dictara su momento. Hoy en día nuestra sociedad es muy competitiva y ese estrés innecesario se lo pasamos a nuestros hijos sin darnos cuenta. ELLOS nos van a dictar cuando ellos están listos, no las normas de lo que pensamos que debe de ser la edad correcta. Empezar muy temprano te puede llevar a tener mucha frustración innecesaria, especialmente para el pequeño/a.a. Esto va de la mano con no obligarlos en el momento. Hay veces que nos pasa que nos dicen que quieren ir al baño, los llevamos, y no hacen. Esto a veces puede frustrarnos y queremos obligarlos a que vayan en ese instante. Recuerda que, si tu peque tiene 2 años y pico, en su corta vida ya ha aprendido a voltearse, gatear, caminar, correr, saltar, comer, jugar, hablar, muchas cosas más y ahora, ¡ir al baño! Tanto aprendizaje es agotador, como pasar una larga noche estudiando, solo que constantemente día a día, todos los días.

2. Rutinas. Rutinas, rutinas, rutinas. Tan importantes en los pequeños. Ellos NECESITAN seguridad. ¿Como logramos darles esto? Con una buena rutina. De aquí parto a decirte que también el ir al baño es una rutina. Yo logré encontrar la hora en que mi peque siempre hacia #2. Se despertaba, desayunaba, lo sentaba y luego se bañaba. De esta manera pudimos agarrarle el ritmo a #2, y como nos ayudó. Tanto a mi como a él, y le brindaba mucha seguridad. Seguridad porque a los pequeños también les da ansiedad de hacerse, o de decepcionarnos. No sé si siempre tenía ganas de ir a esa hora, pero yo lo esperaba. Con paciencia (o por lo menos trataba de tenerla), lo esperaba. Puedo decir que un 95% de las veces, hizo a esta hora sin problemas, y logramos conquistar el departamento del #2 de manera rápida!

3. ¡No es lo más agradable, pero funciona! Estar desnudos. Quien quiere hacerse encima (especialmente #2) desnudo? ¡Nadie! ¡Qué asco! Hay algunos que les cuesta más el #1 y a otros el #2. Si el #2 les está costando, te sugiero que intentes esto. Creo que el sentimiento de hacerte encima sin nada, va a ganarle a las ganas de no utilizar el escusado. Si bien es cierto, se pueden hacer encima y eso no será nada agradable, pero no te vuelve a pasar más de un par de veces (esperemos).

4. Siempre es bueno algún tipo de recompensa. Ya sea pegarle un sticker en su mano cada vez, o una carita feliz. Yo sugiero que no sea comida o tiempo viendo pantallas. Algo un poco más natural y que no afecte el proceso. Que entienda que hizo algo bien, y le haga feliz, pero no algo que perjudica a largo plazo.

5. Para empezar a salir a la calle utilicé siempre los calzoncillos orgánicos de Zoochini. ¡Estos les brindan un poquitito de absorción para pequeños accidentes como llegar unos segunditos tarde al escusado! Nada grave, y evites que se le traspase a la ropa.

You Might Also Like

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *