Mis sentimientos en una licuadora.

Ver que hagan sus propias cosas, que crezcan, que te sorprendan. ¿Como describes eso? Como embotellas esa sensación para volverla a vivir y sentir una y otra vez.

Es algo indescriptible e intangible.  Ahora que nos fuimos de vacaciones a esquiar, vi como mi niño grande se desenvolvió.  Se me quería salir del pecho el corazón cuando veía la independencia de él bajando una montaña.  Nacen, y tenemos que hacer TODO por ellos.  Y de repente, esquía mejor que YO.  ¿Cuándo paso esto?  Siento que cerré los ojos y el tiempo pasó. Como manejo este sentimiento que no sé describir.  No sé si es ansiedad de que crezca, no sé si es felicidad, orgullo.  Es como tener la regla en esteroides y revolverte de sentimientos. Es TODO a la vez. Quiero reproducir esos sentimientos que siento, que duran un segundo pero que me llenan de vida.  Quiero vivirlos una y otra vez.

Así describo la maternidad.  Así describo ser mamá.  Mis sentimientos en una licuadora.  Por todos lados, porque eso es lo que nuestros hijos causan en nosotros.  Terminan dominando nuestra vida (pero en el buen sentido). Cuando te vuelves mamá no hay orden, no hay estructura, las cosas ya no son tan blanco y negro.  La casa no SIEMPRE puede estar perfecta.  Ser mamá es estar al garete.  No hay libro no hay blog no hay manual de instrucciones.  Sin embargo, TODAS las mamás lo hacemos PERFECTO.  Porque pase lo que pase, es lo más natural que existe.  Darles amor a los pequeños es lo más natural que puede haber para una mamá.

A veces dudamos demasiado como madres.  En un mundo con sobre dosis de información por donde sea que veamos, hay demasiadas oportunidades para compararnos con los demás.  Hay demasiado de todo.  Y tambien hay mucha vida virtual.  Mucha idea de lo que pensamos que es la vida de los demás que NO es real.  Yo soy CERO mamá Pinterest.  Soy ordenada, soy OCD, pero las loncheras de mis hijos no tienen dibujitos ni notitas especiales.  Su pancake no tiene un HAPPY FACE todos los días.  Porque para mí eso no es factible ni real.  Mi meta como madre no es una lonchera perfecta. Es un niño feliz. 

Quiero que mi experiencia como mamá este llena de momentos que quiero reproducir en mi mente una y otra vez.  Llena de esos momentos que nos dejan sin palabras.  Y menos de los momentos en que estamos con la cabeza abajo.  Que dudamos como mamás y como personas.  Menos momentos de compararnos con los demás.

Suficientemente difícil es tener que lidiar con la montaña rusa de sentimientos que es ser una madre.  Es abrumador.  ¡Y pensar que ADEMAS tenemos que cortarles los emparedados en formitas, ahí si me canse!  El tiempo pasa demasiado rápido, utilicemos lo que tenemos para vivir y crear recuerdos.  Y claro, siempre hay tiempo para fotos y videos y de verdad poder recordar esos momentos para siempre.

Share

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *