Y saltémonos las bicicletas con rueditas auxiliares

Solo les contaré mi historia y ustedes hagan sus propias conclusiones.  Yo quería que mi hijo aprendiera a montar bicicleta bien porque yo aprendiendo a montar bicicleta quedé inconsciente a los 5 años.  Me abrí la frente y la rodilla, y hasta el día de hoy tengo ambas marcas.  Esta experiencia quedo plasmada en mí y quería que la de mi primer hijo fuese un poco más agradable, ya que francamente estaba un poco estresada que le pasara lo mismo.

Desde una temprana edad (antes de los 2 años) el empezó a utilizar una bicicleta de balance.  Me encantaba la que tenía porque él se impulsaba con los pies y en la parte trasera de la bicicleta tiene un espacio donde él podía subir los pies y balancearse por cortos tiempos con el impulso que había tomado.  Él estaba emocionadísimo y amaba montar bicicleta.  Veía a los niños/as más grandes con bicicletas y quería una.  Su abuela le regalo su bicicleta con rueditas auxiliares para la Navidad de sus 3 años.

Pasó 1 año y en verdad le gustaba muchísimo más montar su bicicleta de balance que su bicicleta con las ruedas auxiliares y lo hacia muy bien así que un día le pregunte que si quería montar bicicleta sin rueditas y emocionadísimo me dijo que sí.

Le quite las ruedas de la bicicleta a rejo limpio, como 3 meses de cumplir los 4 años.  Me preparé.  Teníamos casco, guantes, rodilleras, TODO.  Se montó en su bicicleta sin rueditas y simplemente ya sabía hacerlo.  Fue algo TAN natural.

Mi resumen, de mi experiencia personal es que estas bicicletas SI funcionan.  Yo venía con tanto miedo y fue tan fácil. Veo que muchas personas no CREEN que es real que los niños en realidad aprenden a balancearse y aprenden a coordinarse en una bicicleta de balance, pero los exhorto a que lo prueben porque por experiencia personal puedo decir que funcionan al 100%.

En lo que ayuda muchísimo una bicicleta de balance es en la confianza y en perder el miedo, uno de los factores más importantes al aprender a montar bicicleta.  Al tener ambos pies en la tierra se sienten confiados.  Aprenden a manejar el timón, a balancear su cuerpo, a coordinarse con la bicicleta y LISTO, los montas en una bicicleta y es algo natural.  Sin embargo, la transición de una bicicleta con rueditas auxiliares y una bicicleta sin rueditas es un poco más complicada, según lo que yo he visto observando a otros niños.

Espero que les sirva esto de algo, e intenten usarlas para que vean que es mucho mejor que los pequeños aprendan de esta manera, que con una bicicleta con rueditas auxiliares.

HAPPY RIDING =)

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *