Que ansiedad dejarlos.  Que ansiedad estar lejos de ellos.  Que ansiedad todo aquello que no podemos controlar.  Es correcto, TODO lo que no podemos controlar, más ansiedad nos da. ¡Y que irónico! Porque no podemos controlarlo. No podemos hacer nada al respecto.

Me doy cuenta cuanto he crecido como persona y como mamá, por solo tener estos pensamientos.  Somos seres racionales, pero a veces y cuando se trata de mis hijos, me siento completamente irracional.  Pero al tener estos pensamientos, me doy un auto aplauso para mi misma.

En este ultimo viaje que hice me fui con mi mama, una tía y una prima.  Mis peques se quedaban en casa con mi esposo.  Cabe recalcar que es un papá MUY pendiente y dedicado.  Aún así, al partir yo siento la necesidad de dejar las cosas listas como si nadie estuviera.  Compro TODAS las medicinas que podrán necesitar y más.  Hago un supermercado extenso para que no falte nada.  Dejo instrucciones y números de doctores desglosados.  Además, dejo una lista de todas las actividades de los niños detalladas por día.  Encima de eso todos los días llamo al papá para repasar lo que tiene que hacer en el día.  En fin, mamá es mamá.

¡Habiendo dicho esto siento que he crecido enormemente!  No es que estoy desconectada, pero me he sentido más relajada que nunca.  No sé si es crecimiento personal, madurez.  Amo mis hijos con locura y la ansiedad de estar con ellos es inmensa, pero creo que el hecho de entender.  Entender que estas lejos, estas de vacaciones y necesitas un desconecte por más leve que sea, es parte fundamental de crecimiento como madre.

El hecho de solo reconocer que hay veces que hay cosas que no puedo controlar es un paso adelante muy grande para mi.  Mamá es mamá y NUNCA dejarás de preocuparte por tus pequeños de manera que NADIE más hará.  Eso no cambia, muchas cosas en la vida pueden cambiar, eso NO.

Para no alargarlo, el punto de este pensamiento es que disfrutemos.  Disfrutemos a nuestros peques una vez llegan a nuestras vidas, porque todas sabemos que ya la vida nunca será igual.  Pero también aprendamos a disfrutar los pequeños momentos que estamos lejos de ellos.  Te harán mejor mamá, mejor persona y CREEME te sentirás más cuerda.  Aun no domino estar 50% tranquila lejos de ellos, pero creo que, con el tiempo, el entendimiento y la experiencia de vida, nos vamos volviendo mamás más sabias.  Y algún día le diremos a nuestras hijas “ya verás cuando seas mamá” 🤣

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *