Tips que te puedan ayudar a que tu peque coma un poco mejor y acepte más alimentos, y si no ayudan, tampoco hacen daño

Todo lo escrito a continuación es basado puramente en mi experiencia como mamá de 2 niños. Esto no está editado, y es data recolectada por mí.  Soy mamá 2 niños que gracias a Dios puedo decir que aceptan casi todas las frutas y vegetales que se les pongan en el plato.  Cabe recalcar que todos los niños/as son diferentes pero estas son cosas que me han funcionado a mí y espero que te puedan funcionar.

  1. No esperemos que nuestros hijos coman y acepten alimentos que nosotros no comemos.  Escucho mucho a mamás diciendo “mi hijo no come nada” y vas al plato de la mamá y ves pollito y papitas fritas.  Es comprobado que los niños/as aprenden imitando y el 90% de su comportamiento es basado en imitaciones, aunque ese comportamiento sea correcto, tenga sentido o no.  Entonces tenemos que “lead by example”.

  1. Cualquier mamá sabe que mientras más tú quieras comerte algo sola y no compartir, menos posible es.  Es importante entender que nuestros hijos SIEMPRE van a querer lo que nosotros tenemos, y por eso lo que siempre debemos procurar que nos vean comiendo, son cosas que quisiéramos nosotros que ellos coman. Mis hijos no me pueden ver comiendo una zanahoria o un tomate sin arrancármela de la mano y yo feliz!  Siempre que como algo en un ambiente que sé que ellos me verán tengo en mente que estoy comiendo y la hora del día que es, para darles el ejemplo que yo les quiero dar.
  2. Partiendo del punto anterior es importante incorporar a nuestros hijos en nuestra hora de comer. No soy fan de las sillas altas con bandeja por esta razón.  Tendemos a usar estas sillas para que los bebés/niños tengan su propia hora de comida y su propio espacio. Claro que los primeros meses de alimentación a veces son a horas distintas que los adultos pero es importante incorporarlos, para que vayan aprendiendo y imitando.  Cuando el horario ya lo permite, empiezan a comer con nosotros.  Siempre he utilizado la silla Baby Bud para comer con mis hijos, desde su primera comida.  Esto lo he hecho porque con esta silla siempre están incorporados en la mesa y la hora de comer se convierte en una hora familiar y una hora agradable.

  1. Al crear un ambiente agradable, este ambiente es relacionado con la comida, por ende aprenden a disfrutar la comida gracias a la asociación positiva que les estamos dando.

Algo MUY importante es nunca parar de dar algún alimento que haya sido rechazado anteriormente. Tendemos a decir, ay! Esto no le gusta a mi hijo y no se lo volvemos a dar ni a comprar. A los niños les gusta Paw Patrol un día y Peppa Pig el otro, así mismo es con la comida. Sigamos ofreciendo porque sus gustos van cambiando, y no subestimemos el poder de la imitación en un niño/a.

  1. CUANTAS veces mis hijos no se han sentado a comer, ven el plato de comida y lo primero que dicen es, yo no quiero espárragos! Yo no quiero remolacha!  Al hacerles caso ellos están logrando llamarme la atención y con más ganas no se lo van a querer comer.  Yo hago caso omiso y me hago la sorda.  Sigo comiendo mi comida y sigo dejándolos comer solos.  Al final de la hora de comer y al ver el plato toda la comida desapareció.  Si no desaparece toda y dejó un poco de brócoli no te frustres, pero sigue colocándolo en el plato.  Poco a poco se va a ir comiendo un pedacito un día, un poco más el día siguiente y así.  Si lo dejamos de ofrecer, ya la batalla está perdida.  Agreguemos un poquito de queso, una salsita, un poco de sal a esos alimentos que notamos que no les prestan atención y quizás podamos recibir una respuesta.
  2. Otro truquito que he aprendido es que la comida no solo la prueban por el sabor si no por el olor! Así que si hay un olor familiar, y delicioso en la comida, van a ser más propensos a querer comérsela.

  1. Por último la independencia.  Está tan probado que los niños TODO lo imitan, que he encontrado que lo MEJOR es comer en frente de ellos, pero no darles la comida.  Yo utilizo platos que se pegan a la mesa para tener un POCO menos de desorden (porque soy un poco OCD), y de esta manera no me puede tumbar el plato entero al piso (que muchas veces en realidad es por accidentes porque los niños/as son torpes.)  Esto permite que yo coma, y ellos me observen comer y simplemente imiten.  Tenerles a alguien al lado “embutiéndoles” la comida, forzándolos, y alguien que se desespera y quiera que ellos coman rápido he encontrado que no ayuda! Yo como lento, veo mi comida, le hecho cosas a mi ensalada, le pongo picante al pollo, hago mil cosas antes de que mi plato este vaciado.  Esto me da tiempo, a mí y a ellos a que con CALMA se coman su comida, lo aprecien, imiten y disfruten este proceso, creando una relación positiva con la comida.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *